Logística Inversa

Logística Inversa

¿Qué es la logística inversa?

Actualmente la sociedad está cobrando conciencia de la necesidad de reducir los residuos que generamos. Actualmente casi un tercio de los residuos sólidos urbanos son embalajes y envases, año tras año aumenta su crecimiento.

La logística inversa facilita la creación de canales de recogida selectiva de residuos, bien sean industriales, de vehículos o neumáticos fuera de uso, residuos de equipos eléctricos-electrónicos, residuos de la construcción o residuos de subproductos cárnicos.

Podemos definirla como una estrategia en el mundo de la logística que consiste en recuperar residuos originados por una actividad de consumo.

Según (Antonio, 2018) la logística inversa se encarga de recuperar y reciclar envases, embalajes y residuos peligrosos; así como los procesos de retorno de excesos de inventario, devoluciones de clientes, productos obsoletos inventarios estacionales. Es una manera de retornar materiales que se reutilizan, reciclan o destruyen.

¿Para qué sirve la logística inversa?

La logística también evoluciona y se adapta a las necesidades que paulatinamente va teniendo el sector. Este tipo de logística nació para ayudar en el cuidado del medio ambiente, una necesidad cada vez más importante.

¿Qué es lo que puede aportar la logística inversa?

La logística inversa es una necesidad y una oportunidad de aumentar cantidad y calidad en el material reciclado. Entre los beneficios podemos encontrar:

Ventajas:

  • Cuidado del medio ambiente: Reduce el impacto medioambiental, aunque no es un objeto primordial sí que se ocupa de ello.
  • Reduce el coste: El poder reciclar, volver a usar o incluso fabricar materiales de nuevo, es una manera de ahorrar respecto a la compra de nuevas materias primas.
  • Reducción en el consumo de recursos: Estos hace que se minimice en gastos de compra y abastecimiento de materiales, además de en recursos nuevos.
  • Una mejor relación entre cliente y proveedor: Las dos partes salen beneficiadas.

 

Inconvenientes

  • Aumento del trabajo: Los procesos de logística inversa no son fáciles. Hay que saber gestionar la cadena de suministros y hacer una programación adecuada para que funcione bien.
  • Deben participar todos los departamentos de la empresa: mediante este proceso gran parte de la empresa se tiene que involucrar, de no hacerlo, es posible que sea negativo para el trabajo.
  • Control de los productos que se devuelven: aquí es necesario contar con personal de inspección de los materiales, debiendo hacerse la revisión uno a uno, algo costoso.
  • Devolución de material: a veces no se puede amortizar el coste de la logística inversa. Si el cliente devuelve cantidades pequeñas es posible que el reciclado o reutilización termine no mereciendo la pena.

Como se menciona anteriormente, la logística inversa es una buena opción, sin embargo, hay que estar seguros de que se pueda llevar a cabo.

 

Referencias

Antonio, R. (2018). La logística inversa: ¿qué es y para qué sirve? Recuperado el Julio de 2021